La delincuencia ha disminuido en Chile fuertemente. Sólo entre 2011 y 2016, los delitos han disminuido de 545.114 a 467.214. Esto es una baja del 17,8%, algo nunca antes visto en el país. Pero a pesar de estas cifras, la sensación de los ciudadanos sigue siendo de miedo y alarma ante la criminalidad. La seguridad se encuentra en un estado frágil, pero se basa en sensaciones y emociones. Y mucho de esto es intensificado por los medios de comunicación y políticos.

Con esto en mente, no es loco pensar cómo se formaron protestas instantáneas por la sensación de falta de seguridad y aumento en los delitos. Así fue como se empezaron a congregar personas en los barrios más acomodados del país, argumentando “desprotección” y a”bandono de las autoridades”. Esto a pesar que estas mismas comunas (Vitacura y Las Condes) donde menos delitos se han cometido según estadísticas de Carabineros y PDI. Y, además, siendo las comunas con mayor gasto en seguridad autónoma (municipal) del país.

De hecho, según el balance anual que hacen las policías, los delitos de mayor connotación ciudadana han disminuido fuertemente: Homicidio -12,4%, Robo en lugar habitado -9,5%, robo por sorpresa -8,7%, hurtos -6,9%, lesiones graves y gravísimas -6,5% y robo de vehículos -9,1%. En total, una baja del 6,8% comparado con el año 2015.

Algo que contrasta con la sensación de inseguridad y temor que tiene la gente. Situación que forzó al gobierno a promover una agenda corta de seguridad, que trajo de vuelta el control preventivo. Entonces, nace la pregunta de por qué la gente se siente insegura, y las culpas vienen de varios lados.

CULPAS COMPARTIDAS

Las autoridades y políticos han aprovechado estas sensaciones de inseguridad para sus propósitos electorales y de popularidad. Tanto que existe una bancada “de seguridad ciudadana” que promueve ideas para aumentar aún más el poder de las policías y, a veces, restringir la libertades de los ciudadanos. Muchos de ellos hablan, de manera directa, de supuestos aumentos en la delincuencia e inseguridad. Sin importar que no exista cifra que avale estos dichos.

Sobre esto, la Encuesta Nacional urbana de Seguridad Ciudadana (ENUSC) muestra que la victimización e inseguridad ha ido en potente aumento desde 2010 en adelante. Si en 2010 era sólo un 60,2% quienes percibían un aumento en la delincuencia, en 2016 aumentó al 85%. Además, las personas que creían que podrían llegar a ser víctimas de un delito aumentó de 35% a un 39,7%, en mismos años respectivamente.

DEJA TU COMENTARIO

Suscríbete a nuestra comunidad!

Inscríbete con tu correo electrónico y recibirás mensualmente el mejor contenido periodístico y de opinión del mundo.

Ya estás suscrito al newsletter de En La Lupa.

¡Cuek! Algo pasó. Escribe de nuevo tu correo.