El 20 de abril de 2009 llegó una ley que marcó un hito en la relación entre la sociedad y el Estado. Ese día entró en vigencia de la Ley Nº20.285, que entregó un marco legal especial para el acceso a la información documental y estadística emanada de entes del Estado, conocida como Ley de Transparencia, y que puede ser utilizada por todos.

¿Qué se puede pedir?

La Ley establece que la documentación que se puede solicitar son todos los actos y resoluciones de los órganos de la administración del Estado. Independiente si es un documento tipo Oficio o Decreto, como también el sustento o complemento directo y esencial que tuvo este.

Esto quiere decir que toda la información elaborada con presupuesto público y toda otra información que esté en poder de los órganos del Estado, cualquiera sea su formato, soporte, fecha de creación, origen, clasificación o procesamiento son asequibles.

¿Existen límites?

La ley establece una serie de causales para negar la información: cuando afecte los derechos de las personas (salud, seguridad, vida privada y derechos comerciales o económicos); cuando ponga en riesgo la seguridad del país o afecte el interés nacional (salud pública, relaciones internacionales, intereses económicos o comerciales); cuando la información afecta el cumplimiento de las funciones del organismo (investigaciones judiciales, decisiones aún no adoptadas o que requiera distraer a funcionarios de su labor habitual) y cuando sea declarada reservada o secreta por ley de quórum calificado

¿Cuál es el mejor método para solicitar información?

Muchos han creado metodologías para solicitar información al Estado. Y si bien no existe una fórmula perfecta, te aconsejamos seguir el siguiente modelo utilizado por En La Lupa. Toma en cuenta que una solicitud de transparencia puede demorar al menos 20 días hábiles, más 5 días más como prórroga.

  • ¿Qué estoy buscando? Primero hay que identificar lo que se está buscando. Así se podrá determinar cuál es la institución indicada y que debería tener la información que estoy buscando. Siempre es bueno hacer una lista de posibles fuentes que podrían tener estos datos.
  • Revisar la información disponible. Muchas veces lo que uno requiere ya está en los repositorios de cada institución. De hecho, la Transparencia Activa de los sitios del Estado contienen un gran cúmulo de información que está esperando ser vista. Por esa razón, primero hay que hacer un barrido en la(s) institución(es) seleccionadas y revisar si la información ya está disponible. Te recomendamos ver nuestras técnicas de búsquedas para hacer esto.
  • Ante la duda, siempre es bueno consultar. Si tienes dudas sobre el origen o posibles fuentes de información, nunca está de más llamar al área de transparencia de la institución identificada o al que debería ser el encargado de la información que estás buscando. A ellos le podrás consultar detalles de la documentación o dónde rastrear el dato.
  • Solicitar la documentación. La información se solicita de dos maneras, a través de las Oficinas de Información Reclamos y Sugerencias (OIRS) o las Oficinas de Parte de cada organismo o bien a través de los sitios web que estas entidades dispongan para este trámite.
  • Precisión de la solicitud. Dentro de lo posible hay que solicitar –expresamente– la documentación exacta que contenga la información que se está buscando. Ahora, de no tener ese dato específico, hay que intentar ser lo más preciso posible en la solicitud y no excederse con lo solicitado.
  • Formato. Si se trata de información estadística o que contenga datos numéricos, es recomendable solicitar la información en formato excel. La respuesta siempre vendrá en formato PDF, pero tendrá que adjuntar la información en el formato que se pidió. También se puede pedir en formato CDROM (cobran el costo de reproducción), PDF, papel (cobran el costo de reproducción) y word.
  • Datos personales. Tanto para el solicitante como para los datos solicitados, la información privada se consideran como información sensible. Por esa razón, al solicitar la información, sólo se te pedirá el nombre, apellido y, dependiendo de cómo quieras recibir la documentación, un correo electrónico o código postal.

¿Y si me niegan la información?

La Ley de Acceso a Información Pública designó un Consejo para la Transparencia (CPLT) al que se puede recurrir para reclamar por la negación de la información, independiente si es por una respuesta insatisfactoria, completa denegación de la solicitud o falta de respuesta.

Para hacer este procedimiento debes presentar un reclamo en el CPLT hasta 15 días después de la respuesta del organismo o la falta de ésta. Tienes que adjuntar la solicitud original, la respuesta del organismo y la justificación de tu reclamo.

El principal objetivo de este consejo es fiscalizar el cumplimiento de las normas sobre transparencia y garantizar el derecho a la información. Y aunque puede ser un proceso que toma más tiempo, los fallos se ajustan al derecho y van marcando precedentes en el alcance de la transparencia.

¿Y si aún así la institución se niega a enviar la documentación?

En segunda instancia, independiente del dictamen que haya entregado el CPTL, es posible recurrir a la Corte de Apelaciones. En este proceso sí es necesario recurrir a un abogado.

Si se determina que una autoridad negó infundadamente el acceso a la información, puede ser sancionada con un una multa del 20% al 50% de su sueldo. Si persiste en sus actitud, la multa puede duplicarse y complementarse hasta con cinco días de suspensión en el cargo.

DEJA TU COMENTARIO

Suscríbete a nuestra comunidad!

Inscríbete con tu correo electrónico y recibirás mensualmente el mejor contenido periodístico y de opinión del mundo.

Ya estás suscrito al newsletter de En La Lupa.

¡Cuek! Algo pasó. Escribe de nuevo tu correo.