La cifra no deja indiferente a nadie. Durante años, madres y padres han vivido con el dolor de haber perdido su niño. Así de impactante. Hoy ya son 141 los reencuentros entre madres e hijos que vivieron separados durante décadas porque los niños fueron enviados al extranjero, entregados en adopciones irregulares sin el consentimiento materno y otras formulas.

Así lo muestra CIPER en su investigación con datos recopilados por la agrupación Hijos y Madres del Silencio, que encontró una base de datos gigantesca y empezó a realizar los cruces necesarios para encontrar el destino final de cada uno de los niños. Esta información, que ya está en manos del Juez Carroza, tiene como fin poder terminar con el dolor de miles de familias que fueron engañadas en dictadura.

Y si bien, CIPER ya había publicado en 2014 primeros reportajes sobre adopciones ilegales realizadas en Chile con la complicidad de médicos, matronas, enfermeras, asistentes sociales, sacerdotes, religiosas y jueces de menores. Hoy esa red que permanece en total impunidad.

DEJA TU COMENTARIO