Durante mucho tiempo, los migrantes han sido víctimas frecuentes de la delincuencia de esta zona. Los riesgos son grandes inclusos para las personas que residen en estos lugares, por lo que no es difícil saber qué le podría pasar a una persona que no está acostumbrada a esto. Y todo es peor, porque según Médicos sin Fronteras más del 45% de los migrantes que atendieron en Nuevo Laredo habían sufrido al menos un acto de violencia en la ciudad. “La mayoría de nuestros pacientes no salen a la calle debido al riesgo inminente de secuestro”, dijo María Hernández, miembro de la organización.

De esta manera, el New York Times retrató de manera única la situación que se vive en el lugar. Todo esto en el medio de la expansión del programa “Permanecer en México”, como parte del acuerdo logrado el mes pasado entre los gobiernos de México y Estados Unidos que busca cumplir la estrategia migratoria de Donald Trump.

DEJA TU COMENTARIO