La familia Sackler, con sus ramas en competencia, ha sido durante mucho tiempo irritable. La llegada de casi 2,000 juicios que acusan a su compañía de ayudar a provocar una crisis de salud pública en Estados Unidos ha obligado a la familia a una encrucijada ya que pesa sobre el futuro de una compañía que ayudó a que sus miembros se hicieran ricos.

Según el Wall Street Journal, a minutos del término de un episodio de Last Week Tonight with John Oliver que habló de ellos, uno de los miembros de la familia tardó minutos en comunicarse con sus abogados:

“Cuando terminó el programa, Jacqueline Sackler, quien está casada con un hijo de un cofundador de la compañía, le envió un correo electrónico a sus suegros, abogados y asesores. “Esta situación está destruyendo nuestro trabajo, nuestras amistades, nuestra reputación y nuestra capacidad para funcionar en la sociedad”, escribió. “Y peor, condena a mis hijos. ¿Cómo se supone que mi hijo va a inscribirse en la escuela secundaria en septiembre?”

¿Será este el momento clave para enfrentar la crisis de los opioides?

DEJA TU COMENTARIO