El 15 de julio, se hizo pública una base de datos inédita de la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) que rastrea el camino de cada píldora de opioide vendida en Estados Unidos, desde fabricantes y distribuidores hasta farmacias en cada pueblo y ciudad. No fue una tarea fácil para el Washington Post; en un comienzo con su integración en la causa judicial y luego para analizar los datos que se hicieron públicos por su solicitud.

La data establece un sinnúmero de alertas que no fueron tomadas en cuenta por las compañías farmacéuticas y que terminaron conspirando en el problema de adicción de opioides en este país. “La base de datos es una hoja de ruta virtual hacia la epidemia”, dicen los autores de esta investigación. A continuación puedes escuchar un podcast donde hablan de los detalles de esta investigación.

DEJA TU COMENTARIO