«Principio de la divisibilidad, conforme al cual si un acto administrativo contiene información que puede ser conocida e información que debe denegarse en virtud de causa legal, se dará acceso a la primera y no a la segunda«.

El artículo 11 en la Ley sobre Acceso a Información Pública es, en términos simples, las reglas y fundamentos sobre el derecho al acceso a información pública. Ahí se establecen los alcances, límites y balanza entre el control, responsabilidad, acceso público y la privacidad. Estos dos últimos son los controlados por la letra e) de este artículo: el principio de divisibilidad.

Este se refiere cuando un documento contiene información que puede ser conocida y, al mismo tiempo, información que debe denegarse en virtud de una causa establecida en la legislación. Por el principio de divisibilidad se deberá dar acceso a la primera y no a la segunda. Esto quiere decir que el organismo deberá revisar qué puede o no entregar de lo solicitado y tachar la parte que no se puede entregar.

Además, según la misma regulación, los terceros afectados podrían ejercer su derecho de oposición dentro del plazo de tres días hábiles contado desde la fecha de notificación. La entidad encargada tiene que contactarse con la persona cuya información se está solicitando. Si eventualmente esta oposición deberá presentarse por escrito y requerirá justificar la negativa. La ley indica que, en caso de que no exista oposición, se entenderá que el tercero afectado accede a la publicidad de dicha información.

Esto, eso sí, termina también afectando en el volumen de las solicitudes de transparencia. Las entidades no pueden mantener un funcionario dedicarse de manera exclusiva a realizar una tarea como es tachar cientos de documentos. Por lo que hay que tener cuidado al momento de solicitar documentación que se va tener que revisar de esta forma, para dar cumplimiento a su entrega.

Los datos que no pueden entregar, según la jurisprudencia actual, está en este informe del departamento jurídico del Consejo para la Transparencia. Entre la información que es catalogada como sensible están los que permitan un contacto directo que lo ponga en riesgo o pueda sufrir acoso.

Algunos ejemplos

  • Comuna de Providencia obligada a entregar lista de inspectores y guardias municipales.
  • PDI tiene que entregar disparos percutidos en período solicitado.

«El principio de divisibilidad importa un ejercicio razonable del legislador, que por una parte busca optimizar el acceso a la información de los órganos de la Administración del Estado y, por la otra, dar eficacia a las causales de reserva. Este principio es la ejecución del principio de proporcionalidad. Cuando se establece un principio general como la publicidad de los actos de los órganos de la Administración del Estado y se prevén excepciones a este principio, estas últimas deben interpretarse y aplicarse restrictivamente, de modo que no se frustre la aplicación del principio general. Además, el principio de proporcionalidad exige que las excepciones no traspasen los límites de lo que es adecuado y necesario para la consecución del objetivo perseguido. Su presencia permite que la norma no sea entendida únicamente como una regla binaria, donde las cuestiones son públicas o reservadas, extendiendo las excepciones más allá de lo permitido. En tal sentido, el principio de divisibilidad admite una correspondencia más coherente con el mandato constitucional del artículo 8°» – Tribunal Constitucional (Rol N° 2506- 2013)

¡Únete a la comunidad!

Suscríbete para que tengas acceso a nuestros contenidos antes que todos.

¡Ya eres parte de nuestra comunidad!

¡ERROR! Revisa bien que no te falte información.

Escribe tu comentario